¿Dónde y por qué poner una lavandería autoservicio?

¿Por qué creéis que están proliferando tan rapidamente las lavenderías autoservicio en nuestro país? Os vamos a dar algunas claves que, bajo nuestro punto de vista, son importantes para descifrar este aumento tan notorio de este tipo de negocios.

Pero antes, permitirnos contaros algunos datos curiosos y diferencias de este servicio en relación con otros paises. De esta manera puede que lleguemos a entender mejor su tremenda expansión ¿no?

 

Para empezar, las lavenderías autoservicio siempre las hemos visto en series de televisión y películas americanas, en donde un puñado de gente lleva su colada y pasan un buen rato esperando a que se haga. Matando el tiempo mientras leen un libro, escuchan música o sencillamente conversan con sus vecinos. Porque al fin y al cabo, una lavenderia de estas características suele estar frecuentada por las mismas personas que se encuentran en un radio de acción pequeño, como barrios, urbanizaciones o bloques de edificios.

 

En este punto cabe destacar la diferencia entre la cultura americana y la europea. Mientras aquí, en Europa, tendemos a tener nuestra propia lavadora doméstica, allí, al otro lado del charco, se juntan en estos centros de “reunión” para tratar los temas del día a día y criticar al vecino de turno. Esto es así porque en España no tenemos (ahora poco a poco sí) ese concepto de diversificación de servicios que puede atraer más ingresos adicionales.

 

En América, estas lavanderías autoservicio se encuentran en cualquier esquina, en comercios o gasolineras. De esta manera, los dueños se aseguran que tendran una fuente de ingresos extra, ya que la gente comenzará a conocer su local por algo más que la gasolina o las prendas de vestir que venda. Un complemento de negocio revolucionario, de gran impacto y éxito.

Ahora, en nuestro país, este tipo de negocios está creciendo como la espuma. Hay varios factores que han influenciado en esto, entre los cuales se encuentra una demanda por parte de la gente más alta que en el pasado.

 

 

¿Y qué lugares son los más idóneos par abrir este tipo de locales?

  • Zonas específicas donde suelen residir estudiantes universitarios.

Sabemos (y algunos por experiencia) de que hacer la colada a tu “bola” mientras tu compañero de piso está estudiando o ensayando con el violonchelo es mucho mejor. Por otro lado, y en relación a los estudiantes, las lavanderías autoservico les permiten ganar tiempo. Ya que mientras esperan a que termine su colada pueden ir a la compra o tomarse una caña con los amigos. Por no mencionar el ahorro que les supone a final de mes en la factura del agua.

 

  • Para restaurantes y colectivos de catering.

Uno de los sectores que más limpio debe estar, sin duda. Los restaurantes y servicios de catering deben disponer a mano de una lavandería autoservicio que les lave eficazmente todos esos manteles, servilletas, delantales, etc que se ensucian a diario. Por eso es una muy buen aidea establecer un negocio de estos cerca de zonas donde la gastronomía esté muy presente.

 

  • Para centros de actividades extraescolares (o no)

Con el “o no” queremos decir que también pueden ser de gran ayuda para centros educativos donde los estudiantes esten internos y pasen toda la semana ahí. Porque la ropa la tendrán que lavar en algún lugar por poco dinero ¿no? 

Además, cuando estamos hablando de actividades extraescolares, a todo el mundo le viene a la cabeza el “enguarrinarse” haciendo deporte o al aire libre. Los campos de fútbol y centros deportivos son un buen foco de clientes en ese aspecto. Por lo que tener presente el establecer una lavandería autoservicio cerca no es ninguna tontería.

 

 

Estos son solo tres ejemplos que os damos de los muchos que se podrían decir. ¿Qué pensaís de poner una lavandería de estas características al alcance de una residencia de ancianos? Es para pensárselo ¿Verdad?

 

¡Hasta la semana que viene lavander@s!